PREV
NEXT

Productos de energía solar térmica: Hogar y aplicaciones industriales. Producción, soluciones de sistemas y accesorios.

Colectores de tubo de vacío. El colector solar de tubos de vacío combina una alta eficiencia con un precio muy competitivo.

Acumuladores. El excelente aislamiento y la protección contra los elementos corrosivos garantizan que sus tanques de almacenamiento tengan un funcionamiento seguro

  • Energía térmica -Energía fotovoltaica - Bomba de calor - Captadores
  • Equipos solares domésticos termosifón- Equipos solares domésticos forzados
  • Agua caliente - Climatización - Apoyo a calefacción - Módulo fotovoltaico
  • Módulo solar fotovoltaico - Soporte técnico - Asesoramiento

Hablemos primero de los sistemas de aprovechamiento térmico.

El calor recogido en los captadores puede destinarse a satisfacer numerosas necesidades. Por ejemplo, se puede obtener agua caliente para consumo doméstico o industrial, o bien para dar calefacción a nuestros hogares, hoteles, colegios, fábricas, etc. Incluso podemos climatizar las piscinas y permitir el baño durante gran parte del año.

También, y aunque pueda parecer extraño, otra de las más prometedoras aplicaciones del calor solar es la refrigeración durante las épocas cálidas, precisamente cuando más soleamiento hay. En efecto, para obtener frío hace falta disponer de una «fuente cálida», la cual puede perfectamente tener su origen en unos captadores solares instalados en el tejado o azotea. En los países árabes ya funcionan a pleno rendimiento muchos acondicionadores de aire que utilizan eficazmente la energía solar.

Las aplicaciones agrícolas son muy amplias. Con invernaderos solares pueden obtenerse mayores y más tempranas cosechas; los secaderos agrícolas consumen mucha menos energía si se combinan con un sistema solar, y, por citar otro ejemplo, pueden funcionar plantas de purificación o desalinización de aguas sin consumir ningún tipo de combustible.

Las «células solares» fotovoltaicas, dispuestas en paneles solares, ya producían electricidad en los primeros satélites espaciales. Actualmente se perfilan como la solución definitiva al problema de la electrificación rural, con clara ventaja sobre otras alternativas, pues, al carecer los paneles de partes móviles, resultan totalmente inalterables al paso del tiempo, no contaminan ni producen ningún ruido en absoluto, no consumen combustible y no necesitan mantenimiento. Además, y aunque con menos rendimiento, funcionan también en días nublados, puesto que captan la luz que se filtra a través de las nubes.

La electricidad que así se obtiene puede usarse de manera directa (por ejemplo para sacar agua de un pozo o para regar, mediante un motor eléctrico), o bien ser almacenada en acumuladores para usarse en las horas nocturnas. La electricidad fotovoltaica generada también se puede inyectar en la red general, obteniendo una buena rentabilidad económica, bien sea por medio de su autoconsumo o mediante su venta, ya que cada vez más países priman tanto a los pequeños como a los grandes productores de electricidad fotovoltaica, dado el beneficio que aporta para el medio ambiente.

Si se consigue que el precio de los módulos solares siga disminuyendo, potenciándose su fabricación a gran escala, es muy probable que, para la tercera década del siglo, una buena parte de la electricidad consumida en los países ricos en sol tenga su origen en la conversión fotovoltaica.

La energía solar térmica puede ser perfectamente complementada con otras energías convencionales, para evitar la necesidad de grandes y costosos sistemas de acumulación. Así, un edificio bien aislado puede disponer de agua caliente y calefacción solares, con el apoyo de un sistema convencional a gas o eléctrico que únicamente funcionaría en los periodos sin sol. El coste de la energía convencional sería sólo una fracción del que alcanzaría sin la existencia de la instalación solar.

Energía Solar Termoeléctrica

La energía solar termoeléctrica se clasifica en sistemas de media temperatura y sistemas de alta temperatura. Las centrales de media temperatura más desarrolladas actualmente corresponden a centrales con colectores cilindroparabólicos. Los aprovechamientos de alta temperatura se realizan mediante centrales de torre y centrales de generadores discoparabólicos.

Centrales de Colectores Cilindroparabólicos (Media Temperatura). Están formadas por colectores de espejo que reflejan la radiación sobre un tubo situado en la línea focal, el cual contiene el absorbente y el fluido caloportador. El fluido es calentado hasta 400ºC, con relaciones de concentración solar de entre 15 y 50, produciendo vapor sobrecalentado que alimenta una turbina convencional que genera electricidad. Es necesario disponer de un sistema de seguimiento solar.

Centrales de Torre (Alta Temperatura). Formadas por un campo de helióstatos que reflejan la radiación sobre un intercambiador de calor situado en la parte superior de una torre central. Se alcanzan temperaturas de 600 ºC.

Generadores Solares Disco-Parabólicos (Alta Temperatura). Consisten en un conjunto de espejos que forman una figura disco-parabólica en cuyo foco se dispone el receptor solar en el que se calienta el fluido. El fluido es calentado hasta 750 ºC y para generar electricidad

¿Qué se puede obtener con la energía solar?

Básicamente, recogiendo de forma adecuada la radiación solar, podemos obtener calor y electricidad. El calor se logra mediante los captadores o colectores térmicos, y la electricidad, a través de los denominados módulos fotovoltaicos. Ambos procesos nada tienen que ver entre sí, ni en cuanto a su tecnología ni en su aplicación.

Energía Solar Térmica
El aprovechamiento de la energía del sol, puede conseguirse de dos maneras: sin mediación de elementos mecánicos; es decir, de forma pasiva, o con mediación de elementos mecánicos; es decir, de forma activa.

La energía solar activa, a su vez, puede ser de baja temperatura, media temperatura y alta temperatura, según la captación sea directa, de bajo índice de concentración o de alto índice de concentración.

Las aplicaciones de baja temperatura, realizadas con colectores planos vidriados, los conocidos como paneles solares, son las más extendidas comercialmente. Sus aplicaciones de más interés son:

En edificios
Para conseguir agua caliente sanitaria, calentamiento de piscinas y calefacción.

En instalaciones industriales
También para la preparación de agua caliente sanitaria y parcelación de agua para procesos.

En instalaciones agropecuarias
Para la calefacción de los invernaderos, agua caliente de las piscifactorías, etc.

Refrigeración Solar
En emplazamientos con necesidades de agua fría o refrigeración, mediante el aprovechamiento de calor en un proceso de absorción.

Energía Solar Fotovoltáica

Es la solución mas idónea para usuarios que desean generar o cogenerar su propia energía, siendo la manera más sencilla y económica de asistir o atender cargas eléctricas con o sin conexión. Estos sistemas se diseñan a medida de las necesidades energéticas de cada usuario y pueden proveer a una vivienda o comunidad.

Como funciona el sistema de Energía Solar Fotovoltáica:

La energía solar fotovoltáica, permite obtener electricidad, esta puede ser en dos tipos de corrientes distintas, que se denominan:

A - Corriente Contínua
es la que produce directamente un panel, y se distribuye en una tensión de 12 volts, para utilizarla en una vivienda o donde quiera consumirla necesito artefactos y cableados especiales para esta tensión.
B - Corriente Alterna
es la que tenemos en nuestros domicilios, comercios. Se traslada en una tensión de 220 volts.

Para obtener Corriente Alterna a partir de paneles solares es necesario un accesorio que se llama Inversor que convierte la corriente continua en alterna.

Solicite más información

Envíenos un mensaje y uno de nuestros ejecutivos le contactará a la brevedad...

SUBIR